De todos los instrumentos del hombre, el más asombroso es, sin duda, el libro. Los demás son extensiones de su cuerpo. El microscopio, el telescopio, son extensiones de su vista; el teléfono es extensión de la voz; luego tenemos el arado y la espada, extensiones del brazo. Pero el libro es otra cosa: el libro es una extensión de la memoria y la imaginación.

JORGE LUIS BORGES

 

LIBROS DE H. CUCCARESE


JEAN LE BENARD, LA VIDA DE UN CRIPTÓGRAFO INDESCIFRABLE

LA OTRA CARA DE LA HISTORIA JAMÁS CONTADA SOBRE EL GENIAL CRIPTOGRAFO FRANCÉS, JEAN JEAN-FRANCOIS LE BENARD. LA VERDAD DETRÁS DE LA CORTINA DE HUMO, LOS CONTROVERTIDOS CAPÍTULOS DE UNA HISTORIA QUE LOS LIBROS DE TEXTO NO CUENTAN.

Nació en Francia, pero su obra no conoció fronteras. Su destino de investigador fue evidente desde los 7 años, y toda su vida se dedicó al estudio de la criptografía y las belles-lettrees. Obsesionado por el futuro, leyó su destino en un “Hueso de Dragón”, al descifrar un escrito ancestral y revelar un misterio que cambiaría el mañana.

Descubra lo que nunca se contó sobre la increíble vida de este polémico y controvertido intelectual que, dotado para comprender el arte de la criptografía, le enseñó el mundo a Leer. Averigüe qué siniestras derivaciones ocultan la verdadera historia de su misteriosa desaparición. El caso que los biógrafos no logran explicar.

“Desde la lectura de Champollion en la Piedra Rosetta nadie había dado tal demostración de talento analítico para el arte de la decodificación. El agudo pensamiento filosófico-criptográfico del Dr. Le Benard es pura poesía”
Kevin Mc Dowall. Critic Los Ángeles Times.

En palabras de Le Benard:
-“Qué increíble coincidencia –argumentó Le Benard-: 39 días le tomó al coronel Martín Hessier entrar en París con su brigada de tanques, casi el mismo tiempo que le llevó a Moisés sacar a los judíos de Egipto y a Jesús vagar por el desierto...".

Todo funcionaba así en la cabeza de Jean Le Benard. En su devastador y rumiante pensamiento todo era reducido a escombros y a polvo, especialmente cuando aplastaba cada cosa y cada situación que lo angustiaba con el peso aliviante y catártico de sus sorprendentes y absurdas comparaciones.

Le Benard, parodiando a Marx con eso de “Hasta ahora los filósofos han intentado explicar el mundo; es hora de cambiarlo”, afirmaba: “Hasta ahora los místicos, metafísicos y ocultistas han intentado redondear el mundo; es hora de cuadrarlo”.
YVES STE-MARIE, Geometría Lebenardiana, 1950.